La Emoción y Su Importancia en Nuestra Conducta

on lunes, 3 de agosto de 2009

En toda actividad humana vamos a encontrar esta trilogía.
Pensamiento, Emoción, Lenguaje.

El pensamiento es generador de conducta, sin embargo no es ejecutor.

Toda acción –conducta, es ejecutada por una emoción.

El deseo es una emoción que alcanzado cierto niveles es imparable en la ejecución de las acciones necesaria para llevar a cabo sus fines.

Toda gran realización humana es precedida de una gran emoción que dinamiza la fuerza del hombre hacia el objetivo visualizado.

Si enfocamos un proyecto con carencia de emoción, podemos estar seguros que NO alcanzaríamos la fuerza necesaria para lograr su materialización.

Vemos en nuestro andar por el mundo, edificios sin terminar, carrera sin culminar, viaje sin realizar, éxito sin concretar.

¿A qué se debe?, se debe que el creador de tal proyecto sólo tubo un leve deseo que no alcanzó el nivel de energía que el proyecto exigía.

Para comprender mejor es indispensable que entendamos que todo es energía.

La célula humana para funcionar necesita un nivel de energía que lo ponga en movimiento.

El pensamiento es energía nos dicen los físico-quánticos.

La emoción es energía.

Si unimos pensamientos poderosos a emociones poderosas, invariablemente producirá acciones poderosas que culminará sí o sí en resultado positivo.

La emoción es como la electricidad. Muy poco funciona sin ella.

Recuerda algo que deseaste mucho y lo lograste, rememora, ¿que sentiste?, ¿cómo fue tu estado interno?, ¿cuales eran tus sensaciones?

Rememora ahora algo que deseaste y no lograste concretarlo.

Rememora ¿cómo fueron tus emociones?, mucho menos, verdad?
Podrá comprobar que para lograrlo reuniste mas emociones que para aquel que no lograste concretar.

¿Cómo desarrollar una verdadera emoción constructiva?

Respira profundamente y afirma con convicción frente a un espejo:

Mi pensamiento crea, mi deseo atrae y mi fe cristaliza.

Repítelo con vehemencia 120 veces y hazlo 120 días, cada día intensificando más y más tu deseo de poseer ese bien.

Imagínate ahora en la posesión de tu deseo cristalizado y disfrutando plenamente de su posesión, ¿que sientes?

Terminada tu afirmación y tu imaginación de posesión, agradece con todo el alma al universo por concedértelo.

Ahora sal a trabajar y busca las acciones y oportunidades para materializarlo.

Ya esta logrado, depende de tus convicciones.

Que el universo te bendiga ricamente en tu proyecto.

Te abrazo desde mi abundancia a tu abundancia.

0 comentarios:

Publicar un comentario