Introducción

on viernes, 3 de julio de 2009


Dios abriéndome una gran puerta

La humanidad (conforma un solo cuerpo) está viviendo profundos cambios transformacionales en todos los órdenes de la vida.


El ser humano como célula de dicho cuerpo está agregando a sus ancestrales necesidades, nuevas necesidades que lo tiene al borde del colapso psicoemocional, que se traduce como innumerables conflictos internos y externos que transfiere a la sociedad (cuerpo humano) en donde expresa su personalidad, como conducta que genera toda clase de posibilidades altamente desequilibrantes, ayudando a otra célula (un ser humano) a generar más desequilibrio de lo que el solo pudiera generar.


Parafraseando a Marilyn Ferguson en su libro Respiración Acuariana
hay una revolución invisible del cual nadie se da cuenta, por que la revolución es interior, se está realizando en la conciencia del ser humano”.

Esta afirmación es aclaratoria, para quienes de alguna manera fuimos conducidos hacia y en esta revolución de la conciencia.

Vemos que los paradigmas científicos, sociales, religiosos, políticos, familiares están sufriendo profundas transformaciones que de no ser direccionados objetiva y sugestivamente generará más desequilibrio aún.

Cuando hablo de direccionamiento me estoy refiriendo al ser humano individual.

No podemos poner nuestro destino en mano de la masa, que de por si es multidireccional.

Es ideal y necesario que cada ser humano que queramos vivir una vida equilibrada, pacifica y próspera, entendamos, que el logro de estas bendiciones está en nuestras manos y no en mano de la sociedad.

Día a día recibimos más y más conocimientos (que siempre estuvieron guardados en todos los libros guía de la humanidad para quienes supieran encontrarlo o decodificarlo) para poder hacerlo, mi aporte en este sentido de colaborar agregando algo más de lo mucho que ya tenemos.

Estos conocimientos, técnicas y herramientas de transformaciones (que es de uso personal, sin costo, permanente y abundante) es lo que pongo a tu disposición con la esperanza de que pudieran ser de utilidad.

Hermano/a querida, si te fuera útil úsalo, si no fuera así sólo déjalo de lado, recordando que si te llegó es porque lo necesitas o lo necesitarás mañana.

Si llegara a molestarte, te pido perdón de todo corazón por perturbar tu paz interior, no es mi intención.

La tecnología que pongo a tu disposición es la tecnología del aprender a pensar correctamente de acuerdo a tu objetivo de vida.

Con esta introducción te paso mi mano amiga, mi pensamiento de prosperidad y riqueza en todo, mi corazón de hermano y mi espíritu de hijo de Dios a otro hijo/a de Dios.

Hasta la próxima nota con la bendición de Dios para ti, tu familia, para mí, nuestras familias nuestro país y el mundo.

Prof. Lic. Emigdio Arce.

0 comentarios:

Publicar un comentario